Del contencioso al acuerdo en mediación familiar. Encuentro entre profesionales.

Del contencioso al acuerdo en mediación familiar. Encuentro entre profesionales.

Así se titulaba el breve curso que hemos realizado el mes pasado en el marco de los Cursos de Extensión Universitaria de Las Palmas de Gran Canaria.

Mi objetivo: continuar en contacto con el mundo de la mediación e intercambiar experiencias al respecto con otros colegas. He de precisar que tengo el título de mediador  civil y mercantil, y como tal, figuro registrado en el Ministerio de Justicia.No  soy mediador familiar, pero me interesan los avances y experiencias que se dan en esta especialidad.

La mediación familiar en la regulación dada para Canarias por el Decreto 144/2007 de 24 de mayo por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de Mediación Familiar requiere una formación específica y más amplia con un mínimo de 200 horas en diversas materias (no sólo jurídicas, sino también de psicología y resolución de conflictos)y un programa de prácticas , además de una titulación universitaria.

Esta especialidad es la avanzadilla de la Mediación y la que creo que será el germen de las suficientes experiencias para su extensión a otras materias.

Probablemente a partir de su extensión y resultados positivos en número y calidad de los casos resueltos (medida esta ultima por el cese de la conflictividad o su apaciguamiento) veamos poco a poco ampliar su aplicación a otros ámbitos materiales: civil, mercantil, contencioso, penal….
Lo cierto es que quizás haya que llegar a una masa crítica de casos, y a un apoyo decidido de los poderes públicos, un apoyo que ha sido en primer lugar económico. No nos engañemos. Si la mediación intrajudicial familiar está más o menos empezando a funcionar es porque se apuesta presupuestariamente por ella de forma que  no supone desembolso económico a los justificables y les permite explorar un camino que lima asperezas y procura implantar una cultura de diálogo en la resolución de conflictos.

Por las recientes palabras del ministro de Justicia, tal vez se esté pensando en incentivar la mediación civil y mercantil. El entramado de mediadores ya está. La sensibilidad entre los jueces también. El Consejo General del Poder Judicial presentó recientemente el manual para la mediación intrajudicial (ver y descargar aquí).

Solo falta un impulso que habrá de ser sobre todo de voluntad política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*